Site de l'académie de Versailles

Accueil > LES DISCIPLINES > Les langues vivantes au lycée > ESPAGNOL > Travaux de l’atelier d’écriture en espagnol par Eloine Masshenser, Elsa (...)

Travaux de l’atelier d’écriture en espagnol par Eloine Masshenser, Elsa Correale et Juliette Meule

par afouillard

Lunes 11 de Abril de 2014

Hoy ya que tenía un poco de tiempo, he arreglado el ático y te he encontrado de nuevo. He vuelto a leer las páginas de mi juventud, el inicio de mi carrera profesional ; en aquella época tenía tiempo de escribir. He tomado la decisión de volver a esta rutina, de contar el día día. Seguramente no será tan interesante como antes pero, igual, me lanzo.
Hace quince años que empecé a organizar bodas. Siempre me han apasionado por la unión tan fuerte que representan. La felicidad de los demás me hacía tan feliz que me empujó a elegir este formidable oficio. Te tengo que dejar que me voy corriendo para una cita sumamente importante. Mañana hablamos.

Miércoles 13 de abril de 2014

Aquí estoy de nuevo. Siento no haber cumplido con mi palabra. La cita del lunes me perturbó y desde ese momento no tengo conciencia de lo que está pasando. Debíamos encontrarnos en el café en frente del Central Parc. Lo estaba esperando desde hacía diez minutos, ha llegado con un carrito de bebe.
Tengo que replanteármelo todo. Pero no tengo tiempo de hablar de eso ahora. Tengo que irme, el teléfono está sonando, mi patrón…

Jueves 14 de abril de 2014

Esto de “la crisis de los cuarenta” le pasa a cualquiera. Hoy cumplo cuarenta y uno, los remordimientos me invaden y no puedo contar con nadie ¡y si todo hubiera pasado de otra manera ! Como recuerdo a Julio. Había cambiado mi vida y yo había acabado con la suya. Era la primera vez que me enamoraba de verdad y lo había echado todo a perder. Ahora vuelvo atrás para leer éstas numerosas páginas que tenía que haber rellenado. Hace veinte años, en la universidad, lo conocí. Estábamos en la misma aula y era un estudiante bastante mediocre. Era moreno de ojos negros y su forma de caminar me resultaba de lo más cómica, no te la puedo describir pero era tan propia de él que, en el fondo, me gustaba. Así que lo bauticé el “pingüino”. Sin embargo, su mal genio hacia que caía mal tanto a sus amigos como a los profesores. A menudo, almorzaba solo en la cantina y lo habían botado de la escuela una pila de veces.
Julio no dirigía la palabra a ninguna chica, las odiaba. Y como yo, nunca había estado comprometido en una relación amorosa de verdad. Pensaba para mis adentros que solo era un conjunto de líos y de agobios reunidos en un cachito de hombre. Todo en su forma de ser lo demostraba : miraba de reojo, sus ademanes eran violentos y sus palabras desdeñosas. Todo indicaba que estaba mal.
Ahora salgo para el Central Park para cambiarme las ideas y respirar aire fresco.

Viernes 15 de abril 2014

Me acuerdo perfectamente de la primera vez que me dirigió la palabra. Fue el viernes trece de febrero del año 94 y me había chocado con él en el pasillo. Como soy discreta y evito los problemas, no le hice caso. Era como la décima vez que eso pasaba, pero este día me gritó : “ ! Reacciona, carajo ! “, me perturbo y me fui corriendo. Te cuento el resto de la historia luego, tengo una comida profesional con mi jefe.

Domingo 17 de abril 2014

Al día siguiente volvió para pedirme disculpas, lo que jamás había hecho con nadie. Por cierto, no se le olvido recordármelo. Me invito también a ser más dura. Este detalle me agrado mucho y recibí su consejo encantada. Me propuso pasar por su casa después de la clase para emprender el plan de batalla : “Joliana” (que es un mezcla de nuestros nombres). Inventaba cada tipo de situación para saber cómo podría defenderme. Por ejemplo : un día me mandó a chocar contra un muchacho y me pidió que le acusara gritándole para que reconociera que la culpa era suya. A medida que pasaban las tardes en su compañía, me acercaba a él.
El 16 de abril me llevó al desfile boricua de Nueva York. Los colores, las bandas, la gente ponía muy buen ambiente. Nos quedamos ahí todo el día hasta bien entrada la noche cuando hicieron los fuegos artificiales. Fue cuando se atrevió a pasar su mano en mi pelo y a besarme con mucha ternura. Me acompaño hasta mi casa.

Lunes 18 de abril 2014

Hoy he tenido un día pésimo, tenía la agenda repleta de citas y mi asistenta estaba mala. Además la señora no vino y estuve en una casa desordenada. Tengo otra vez una comida profesional organizada en mi casa y tengo que arreglarla solita. No tengo muchos deseos de hablarte de Julio. Lo haré mañana.

Miércoles 20 de abril 2014

Lo pasé mal el lunes por la noche, por culpa de mi asistente y de la mujer de la limpieza. Estuve nerviosa por haber tenido que hacerlo todo solita. Entonces no fui a trabajar el martes y me amonestaron.
Tuve otra cita con “él”, estoy convencida de que es Julio. La misma mirada, finalmente. No estaba segura de que fuera yo a quien había elegido para organizar su boda. Y entonces un montón de preguntas me invadieron.
Desde este momento no paro de pensar y no puedo dormir. No sé lo que hacer, de verdad, ¿tengo que preguntarle porque ha vuelto ? me puedo atrever a hacer todas las preguntas que me preocupan.

Jueves 21 de abril de 2014

Tuve una cita con Julio en el bar de la esquina para hablar de los preparativos de la boda… estuve esperando diez minutos largos, me parecieron horas. Durante ese tiempo, no pare de preguntarme : ¿habrá elegido mi agencia por casualidad ? ¿Habrá venido por mí ? ¿Quiere verdaderamente a su novia ? ¿Me reconocerá ? Es verdad que he cambiado, hoy no soy la de antes, no soy la que lo aceptaba todo, tampoco rio mucho, no me divierto nunca y he perdido mis lindos hoyuelos, salgo raras veces, dedico mi tiempo al trabajo, y tengo ojeras por las horas extras que hago, mientras que antes era yo la que se reía con los chistes más tontos, la que hacia el payaso a lo largo el día, la que salía con mis amigas… ¿Estará orgulloso de mí ?

Su llegada me sacó de mis pensamientos, se sentó, parecía tener prisa. Parecía no reconocerme a pesar de llevar la camiseta de su grupo preferido, que me había regalado. Cuando pedimos ocurrió algo bastante perturbador : el camarero nos preguntó el aperitivo que queríamos tomar y en ese momento, contestamos de manera espontánea “un coctel Lenovo”. Hablamos de los preparativos a pesar de la hora porque él tenía que macharse, y me propuso reunirnos con su novia en su casa a las ocho para hablar de todo eso y cenar con ellos. La idea no me entusiasmó pero había que hacerlo para el trabajo. Al anochecer llegué a su barrio, su casa era magnífica. Al entrar en ella, descubrí un largo pasillo en el que colgaban unas cincuenta fotos de familia, tan bonitas las unas como las otras. Y entonces comprendí que no eran dos sino tres, los miembros de la familia, ¡tenían un niño ! Estaba conmocionada pero lo he disimulado bien. He hecho mi trabajo, lo he anotado todo, todos sus deseos para la boda y he vuelto a casa muy decepcionada. Hubiera podido estar yo en el lugar de esa mujer y vivir en esa casa, hubiéramos podido ser felices…

Viernes 22 de abril

¡Un día fantástico ! Me han dado una promoción, me he ido enseguida de tiendas pero a pesar de la buena noticia no puedo quitarme de la cabeza a Julio y su maravillosa vida.

Lunes 01 de mayo

Esta mañana, cuando me he levantado y abierto la puerta de la casa para recoger el periódico, ¡qué sorpresa ! Había una ramita de lis salvaje, no sé quién pudo dejarla ahí.
No he escrito desde el viernes 22 porque llevo una vida muy palpitante. Acudí a todas mis citas y he seguido organizando la boda de Julio con su novia que es exigente. La boda tendrá lugar el 18 de mayo, pase lo que pase, a pesar de mis tentativas y de todos los cables que le eché. Ya veremos en su día cómo se comporta con su mujer, si es tan atento con ella como lo era conmigo. Me estoy imaginando el vestido de su novia, las sonrisas y la promesa de unión “hasta que la muerte los separe” que se juraron.
Todo eso me asquea. ¡Me gustaría tanto que me reconociera ! Que reconstruyéramos lo que perdimos hace tanto tiempo. ¡Y pensar que todo es culpa mía ! Nuestra historia tan hermosa, fueron cinco años maravillosos, con sus altibajos como en todas la parejas. Yo seguía estudiando y nuestro día a día juntos era genial hasta el día en que a Julio le pareció que la carrera y la estudios ocupaban demasiado lugar en mi vida. Aparecieron las disputas, las dudas y nuestros caminos se separaron. Me pidió que eligiera entre mi carrera y él. Para mí fue desgarrador, los estudios que tanto me interesaban y el hombre que tanto amaba, ¡qué podía hacer ! Después de una de tanta disputas, tomé una decisión. Hice las maletas, cogí mis cosas y me marché sin volver la vista atrás.
Iba a seguir estudiando…

Miércoles 3 de mayo

He lamentado mucho esa decisión y sigo lamentándolo porque finalmente había podido dejar de lado un poco mi carrera para dedicarme a él. No me daba demasiada cuenta del lugar que ocupaba en mi vida por encima de todo.
Desde entonces “en amores” como se suele decir, no he sentido nada tan fuerte como mi amor por Julio, por eso hoy vivo sola, fue mi decisión ¿De qué me sirve vivir si me falta mi media naranja ?

Domingo 18 de mayo

Son las once y media de la noche y acabo de volver de la boda, estoy agotada, he vuelto a ver a Julio y a su mujer, felices como nunca. Me ha dolido mucho y nada podría consolarme. Han bailado, han cantado, han llorado y tenido que irme mucho antes del final de la fiesta.
Para ahogar mi pena creo que he bebido demasiado. Me siento mal ; en cambio ellos, seguro que este momento estarán bailando muy juntitos.
¡Odio mi vida ! ¡Odio en lo que se ha convertido ! ¡Odio todo lo que emprendo !
¡Me odio, lo odio !

****

“Julio, estas palabras son para ti, mira, nunca más te volveré a llamar, nunca más trataré de verte, solo te deseo que sea feliz con tu futura familia, con tus amigos, con los que puedas contar. Perdóname por no haber sabido elegir. Lo siento. Te quiero y te seguiré queriendo en donde estoy.
Hasta nunca. Pingüino mío.”

“Eliana Montero Stevenson, la policía me ha convocado hoy lunes 19 de mayo, al día siguiente de mi boda, para anunciarme una de las peores noticias de mi vida : que la organizadora de mi boda había muerto, porque sí, para mí, solo eras eso. Además de enterarme de tu muerte, he descubierto quién eras de verdad, el amor de mi vida. Mi protegida, a quien le enseñé la dura realidad de la vida, y por lo que veo me perdí algunas etapas. Perdóname si no te retuve cuando te marchaste.
La policía me ha dejado este diario pues mi nombre aparece con frecuencia ¿cómo pude ser tan ignorante, tan tonto ? Ahora tengo toda la eternidad para pensar en ello. Vivir mi vida con serenidad con este peso sobre mi alma será imposible. Sé que nos volveremos a ver y recuperaremos el tiempo perdido. Te quiero. Hasta nunca Elia.”

Eloine Masshenser, Elsa Correale y Juliette Meule


| Plan du site | Mentions légales | Suivre la vie du site RSS 2.0 | Haut de page | SPIP | ScolaSPIP
Lycée Jacques Prévert -Taverny (académie de Versailles)
Directeur de publication : Eric LARROQUE